Pautas para decidir si se tiene un reptil como mascota

Poseer un reptil como mascota tiene un conjunto de ventajas frente a otras especies que los potenciales compradores deben tener en cuenta. Por ejemplo, la amplia independencia que demuestran, o lo simple y económico de su cuidado diario. Buena parte de los reptiles no precisan  ser alimentados a diario ni limpiarlos habitualmente. Además, su olor corporal apenas se nota.

Por el contrario, la inversión inicial en acondicionar el hábitat del reptil (terrario, fuentes de calor, vegetación), puede llegar a ser alta, así como el espacio preciso para el terrario, que dependiendo del animal tendrá que ser más o menos grande.

Reptiles como mascotas
Reptiles como mascotas

La alimentación de los reptiles presenta sus particularidades: existen reptiles carnívoros, omnívoros, insectívoros y herbívoros. Según cada especie, habrá que usar piezas vivas o bien con piensos comerciales.

Por otro lado, cuidar de un reptil precisa tener avanzados conocimientos sobre nuestra mascota. En primer lugar, al ser animales de sangre fría, precisan una temperatura ambiente, como norma general, de entre 25 y 32 grados.

Hoy en día entre los reptiles más demandados como mascota, se encuentran las tortugas de agua, los camaleones y las iguanas. Incluso cada vez más gente apuesta por una serpiente como animal de compañía.

Reptiles más utilizados como mascotas

La iguana: Es un lagarto tranquilo y dócil. Esto le da mucho valor para convertirse en una mascota. Precisa  de un espacio amplio, pero su cuidado resulta sencillo.

El camaleón: Lo bonito de sus cambios de color y de su forma de moverse tienen el pesado inconveniente de que exige unos cuidados más diarios y específicos.

La tortuga de agua: Se cuidan fácilmente por su tamaño tan reducido (no te pierdas nuestro artículo sobre los cuidados básicos de las tortugas de agua). Se suele comprar mucho a los niños y suele ser el primer animal de compañía que entra en una casa sin animales.

La serpiente: Algunas serpientes son más fáciles de domesticar y de alimentar con animales e insectos congelados. Otras necesitan como sea  comer presas vivas.  Las hay serpientes más activas y curiosas que el resto. Luego, hay que saber elegir la raza de serpiente que mejor se adepte a las necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 7 =