El jilguero y sus maravillosos trinos

El jilguero es un pajarito que mucha gente adopta como mascota sólo y exclusivamente por tener el privilegio de poder escuchar sus maravillosos trinos al cantar. Además, son aves muy bonitas a la vista ya que presentan un colorido y llamativo plumaje en todo su cuerpo. En la naturaleza existen 33 especies diferentes de jilgueros distribuidos por amplios territorios del planeta.

Jilguero español
Jilguero

Es tan especial poder escuchar a un jilguero cantar que existe toda una cultura de la cría y el cuidado de estas aves. Incluso, en muchos países se organizan festivales de canto del jilguero.

Cuando has tomado la decisión de adoptar un ejemplar de jilguero para que amenice tu hogar con sus preciosos cantos, has de saber que existen criaderos de estas aves donde puedes dirigirte para elegir el tuyo. Las leyes internacionales son muy tajantes a la hora de autorizar y permitir la captura de estas aves en libertad. De hecho, las únicas personas autorizadas para la captura de los jilgueros son los silvestristas, quienes deben poseer una licencia para poder ejercer esa actividad.

Desde Mundo Mascota, te invitamos a que le des al play del siguiente vídeo mientras sigues leyendo nuestro reportaje con los cuidados y alimentación que puedes darle a tu jilguero. Relájate y disfruta con el mundo de los jilgueros.

La alimentación del jilguero

Hoy quiero empezar por hablarte de la alimentación del jilguero porque es algo realmente importante a la hora de cuidar y mantener sanos a estos animales. Y es que, a pesar de que los jilgueros son aves cuya alimentación es granívora, es decir, buscan las semillas de las plantas para alimentarse, debes tener en cuenta una serie de factores a la hora de alimentar a tu amiguito.

Has de tener en cuenta que los jilgueros son aves que si no son bien alimentados tienden a engordar. Y ya sabemos que una mascota gordita puede resultarnos tierna, pero no es nada saludable para ellos tener sobrepeso. Concretamente, los machos pueden quedarse estériles y las hembras presentan serias dificultades a la hora de poner los huevos.

Por eso, debes prestar mucha atención a la forma en como debes alimentar a tu mascota de jilguero.

Para empezar, el ciclo biológico de los jilgueros influye mucho a la hora de alimentarlos. Las necesidades nutricionales no son las mismas para los jilgueros que están en período de reposo (desde octubre hasta marzo), que cuando empieza la época de reproducción (de abril a julio), o en el momento en que se produce la muda (de julio a septiembre). No debes permitir cambios bruscos en la alimentación de tu jilguero, ya que éstos pueden producirle problemas intestinales y, por tanto, favorecen la aparición de bacterias patógenas.

Jilgueros en libertad
Jilgueros en un árbol

Pero veamos cuál es la comida preferida de estas pequeñas aves. Como comentaba al principio de este capítulo, los jilgueros son aves granívoras. Es de sobra conocido el famoso alpiste que comen estos bonitos pájaros. Además, también pueden disfrutar de una amplia dieta de semillas de todas estas plantas: lechuga negra, lechuga blanca, avena decorticada, avena, linaza, colza, sésamo, perilla, cañamón pequeño, linaza o adormidera. De todas estas semillas, la perilla aunque se una semilla muy saludable no debes suministrársela con frecuencia.

Los grandes expertos en el cuidado de estas aves, los criadores de jilgueros, hacen una apuesta segura en cuanto a su alimentación. Ellos siempre ponen un comedero sólo con alpiste y sin restricciones, para que los jilgueros puedan comer cuando quieran. Y por otro lado, hacen una mezcla del resto de semillas en las siguientes proporciones: 2% de bella de noche, 2% de cañamón, 2% de cardón, 2% de lechuga negra, 2% de linaza, 2% de sésamo, 6% de achicoria, 6% de colza, 12% de semillas de salud, 14% de lechuga blanca, 14% de perilla blanca, 18% de alpiste y 18% de negrillo.

Hay más alimentos muy saludables para tu jilguero, como por ejemplo, frutas tales como manzana, pera, sandía, fresa,  y también verduras como tomate, lechuga o endibias.

En cuanto a las cantidades más apropiadas de cada alimento, como te digo más arriba, es importante tener en cuenta cada momento de tu mascota. Ante todo, tienes que guiarte por el sentido común. Alimentar correctamente a tu jilguero depende mucho de cuánto le conoces para ayudarle a tener una vida totalmente saludable. De todas formas, aquí te dejo una orientación en la alimentación de tu amiguito dependiendo de la época del año, su actividad o su edad:

  • Ración de mantenimiento: corresponde al período que he denominado más arriba como período de reposo. En estos meses, entre octubre hasta marzo, se produce menos desgaste orgánico debido, entre otros, a la disminución en las horas de luz. También cabe destacar su nula actividad reproductiva así como la muda, totalmente ausente en esta época.
    Es importante que encuentres la mezcla de semillas apropiada a las condiciones energéticas de tu jilguero. También influyen factores externos, como la temperatura. Para que te hagas una idea, si la temperatura es muy fría debes considerar incrementar el consumo de semillas oleaginosas, como la perilla, e, incluso, puedes añadir una cucharada de aceite vegetal por cada kilo de pasta a su alimentación.
  • Ración de cría: es obvio que en época de reproducción cambian mucho las necesidades energéticas, tanto de los padres como de las crías de jilguero. Si decides que tu jilguero se inicie en la maravillosa aventura de ser progenitor, debes prestar especial atención a las proteínas, vitaminas (A, E, C y D3) y a los complementos alimenticios tales como harina de maíz, semillas germinadas o huevo duro.
    No te preocupes en diferenciar la comida de los papás frente a los pequeños. En época de cría los progenitores están acostumbrados a la comida que les ofrezcas a los pequeños.
  • Ración de muda: es en verano, entre julio y septiembre, cuando tu jilguero cambia su plumaje. Es muy importante que en esta época prestes especial atención a su alimentación con el fin de conseguir la coloración adecuada de las nuevas plumas. También es válido para las crías, que también necesitan tener unas plumas de lo más vistoso para cuando sean adultos. En esta época las necesidades de proteínas y sales minerales se incrementan; al igual que durante la cría, presta atención a incrementar sus raciones de frutas y verduras. Igualmente, debes plantearte administrarle complejos multivitamínicos y minerales.

Su jaula

Aunque tu nueva mascota haya nacido en cautividad, no debes descuidar el bienestar de su día a día. Por ello, una jaula adecuada hará que tu jilguero viva feliz y así pueda regalarte unos trinos dignos de este vídeo que te proponemos a continuación:

Busca una jaula lo suficientemente grande como para que tu jilguero no eche de menos salir de ella. Olvídate de esas jaulas pequeñas que igual has visto en las tiendas de animales; son para transportarlos cuando los llevan a competir. Tener a tu amiguito en una jaula demasiado pequeña le produce mucha ansiedad y estrés, al no verse con libertad y movilidad suficientes.

Considera facilitarle una jaula lo suficientemente ancha como para que pueda echar pequeños vuelos que le ayuden a ejercitar sus alas y así mantenerse activo. Incluso, si tienes espacio en casa, proporciónale un espacio para que pueda volar un poquito todos los días.

Coloca varios palos en la jaula para que tu amiguito pueda posarse. En el mercado los venden de plástico, pero son mucho más aconsejables los de ramas naturales ya que le ayudan a desgastar sus uñas y fortalecer sus patitas. Y, por supuesto, resultan más cómodos para él. Evita poner debajo de los palos la comida y bebida con el fin de que no se mezclen con sus excrementos.

Pon la jaula en un lugar libre de corrientes de aire pero que, a la vez, esté bien ventilado. Evita sitios en los que se produzcan cambios bruscos de temperatura. Y, por supuesto, evita ponerla próxima a aves silvestres, ratones y demás animalillos que podrían estresar a tu jilguero.

La higiene de tu jilguero

Al igual que con cualquier mascota, es tu obligación tener la estancia de tu jilguero perfectamente limpia para que éste sea feliz. Cambia el agua todos los días; a pesar de que en el mercado encontrarás bebederos especiales que prometen mantener el agua en perfecto estado, desde aquí te aconsejo que lo hagas todos los días. Es algo que no te cuesta nada y él te lo agradecerá. Igualmente, sopla la comida también a diario; con este gesto conseguirás eliminar las cáscaras de las semillas que ya se ha comido. Y en lugar de añadir más y mezclarlo todo, es mejor que limpies lo que tiene y luego añadas más cantidad; así también evitarás la aparición de bacterias que podrían afectar a la salud de tu amiguito.

Ponle todos los días un cuenco con agua para que pueda bañarse. Seguro que en más de una ocasión has visto a los gorrioncillos de la calle bañarse en los restos de agua que dejan los jardines recién regados, o a la orilla de cualquier regato. Pues tu jilguero también necesita bañarse a diario para evitar la aparición de parásitos. Añade a esa agua unas gotas de vinagre de manzana.

Por último, limpia en profundidad su jaula una vez por semana. Repasa todos los barrotes, los palos donde reposa, el suelo, los cuencos del baño, el agua, la comida… vamos, una limpieza a fondo. Él te lo agradecerá y te regalará momentos como éste que te invitamos a que escuches:

Cuéntanos, ¿tienes un jilguero?, ¿lo entrenas para los concursos?, háblanos de él, cómo se llama, alguna anécdota…

1 Comentario

  1. bonito post. muy interesante. aprovecho para pedir: POR FAVOR NO CAPTUREN AVES NACIDAS EN LIBERTAD Y METERLAS EN DIMINUTAS JAULAS PARA QUE CANTEN.PIEDAD, NO HAGAIS ALGO ASI, ES CRUEL Y DOLOROSO HACERLE ESO A UN SER INDEFENSO Y TAN BELLO. SOS. NO A LOS FURTIVOS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 18 =