La obesidad de los gatos

La obesidad de los gatos es un serio problema que puede llegar a acortar las expectativas de vida de estos felinos. Varios estudios científicos han demostrado que alrededor de un 20% de los gatos adultos tiene algún grado de sobrepeso.

La causa más común es la sobrealimentación. Si las calorías consumidas exceden a las calorías gastadas entonces el fetino  engordará de forma irremediable. Además, el envejecimiento también provoca la obesidad.  A medida que el gato cumple años, la tasa de metabolismo es más lenta, las articulaciones pueden llegar a doler y se mueven mucho menos.

Gato obeso

Para descubrir si tu gatos está obeso, un indicador aproximado es tocar sus costados. Debes ser capaz de sentir las costillas  una por una, tienes que poder contarlas. Otra opción es mirar a tu felino desde arriba. Se debe ver  su cintura, tu gato debe tener la forma de un reloj de arena o similar.

Los gatos adultos suelen pesar entre 3 y 5 kilos, si  bien  las razas grandes pueden llegar a rebasar los 6. Asimismo, las hembras suelen pesar menos que los machos. Por otro lado, la genética también influye; los gatos descendientes de obesos tendrán una mayor predisposición, al igual que los animales que desciendan de la cruza de dos razas diferentes. Asismimo, los gatos  castrados tienen mayores opciones de padecer obesidad, a causa de  que los cambios hormonales disminuyen sus requerimientos energéticos.

Recomendaciones para evitar la obesidad en los gatos

  1. Realizar evaluación corporal de manera periódica por un  veterinario que incluya peso, dosis del alimento y frecuencia diaria de alimentación según raza, peso y edad del felino.
  2. No dar comida casera.
  3. Que el gato beba mucha agua a lo largo del día.
  4. No sobrealimentar a las mascotas ni dar golosinas, salvo las que sean específicas para gatos.
  5. Aumentar la actividad física. Se puede usar  juguetes  para estimularlos a realizar movimientos rápidos e impredecibles. El gato debe moverse no estar todo el día dormido o tumbado.
  6. Pesar al felino cada dos semanas durante el proceso de adelgazamiento.
  7. Evitar que  nadie le dé alguna comida adicional al gato que esté en tratamiento, y que no tenga acceso a otro tipo de comidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =