Agapornis y la papilla

Una de las cosas que más me gustan de los agapornis papilleros, y en general de todo pájaro que empieces a criar a papilla es la capacidad que tienen para adaptarse a que la comida se la proporciona una jeringa, y cómo van detrás de ella en busca de su comida esperando que le demos la comida que le toca (normalmente cuando no quieren más se van).

Ahora que tengo en casa un papillero (no se la mutación pero es un verde clarito y diría que puede ser un arlequín canela aqua) darle de comer con la jeringa se convierte en todo un espectáculo ya que suele ir tras la jeringa si no se la acerco, esté esta donde esté.

Los agapornis se suelen acostumbrar a la jeringa a partir de los 20 días de nacidos de tal manera que se logra que el vínculo con los humanos sea más fuerte hasta el punto de poder tenerlo fuera de su jaula y no escaparse. O de salir con él a la calle y no irse demasiado lejos (esto no lo he probado así que mejor con un arnés).

En el vídeo que te dejo tienes cómo puede comer la papilla un agapornis pequeñito. Verás que, una vez acostumbrado es muy fácil de darles de comer y en unos minutos han comido con lo que puedes jugar con ellos o bien acostarlos para que duerman.

Lo malo es si te toca uno que es difícil para comer (que los hay). Normalmente se les da papilla hasta los 40 días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + 16 =