Deshidratación, enemigo de nuestra mascota en verano

El verano es una estación del año en la que la deshidratación suele ser uno de los mayores enemigos para nuestras mascotas, especialmente para perros y gatos. No es la primera vez que a una persona se le muere un perro por deshidratación, ya que es un enemigo que aparece lentamente y es letal en muchas ocasiones para los perros y gatos.

Perro bebiendo agua

Una de las mejores formas de poder evitar la deshidratación es vigilar que nuestra mascota tenga agua fresca cada día y que beba de manera abundante durante la jornada.  El agua es fundamental durante todo el año, pero especialmente durante el verano, una época en la que las altas temperaturas ponen en peligro la vida de nuestra mascota y es un aspecto que debemos controlar mucho.

Además de ofrecer a nuestra mascota agua fresca y abundante, es fundamental que no salgamos con nuestro perro cuando el sol esté en todo lo alto, sino que es mejor esperar al atardecer o bien antes de que salga el sol, que es un buen momento del año para que el paseo resulte refrescante y siempre es recomendable no hacer un paseo demasiado largo.

También resulta importante que el perro tenga un lugar fresco y alejado del sol, sobre todo en las horas de mayor actividad solar, con el fin de que la temperatura corporal se mantenga estable y el perro no pierda agua a lo largo del día. Esto es aplicable también a los gatos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − siete =