El golpe de calor en los perros durante el verano

Llega el verano y las altas temperaturas. Los perros pueden sufrir durante el verano. Así, pueden llegar a sufrir un golpe de calor si no seguimos una serie de consejos para evitarlo. Además, resulta interesante saber cuando nuestro perro puede estar a punto de sufrir un golpe de calor.

La temperatura corporal normal del perro es de 38-39ºC  con lo que están cerca de llegar a los  42,7ºC, temperatura muy peligrosa  que provoca disfunción orgánica múltiple.

Perro con ventilador

Cuando la temperatura corporal o ambiental asciende,  en el caso de los perros su mecanismo para eliminar el calor es menos eficaz que el de los seres humanos. Así, los perros no sudan y para eliminar el calor jadean. Sin embargo, esto no basta cuando la temperatura y/o la humedad ambiental son muy altas.

Por ello, hay que proporcionar al perro  sombra y agua en abundancia y nunca se deben dejarles en espacios cerrados. Si no hay más remedio que dejarles en un coche, deben bajarse las ventana y colocar el coche a la sombra. Además, no se debe realizar ejercicio con los perros en las horas centrales del día.

Por otro lado, hay que ser muy cuidadoso con los canes  que padecen enfermedades respiratorias y/o cardíacas así como con los perros  braquicéfalos (de morro chato) pues su mecanismo de ventilación es peor.

Los síntomas  de un golpe de calor en un perro son:

  • Jadeo
  • Hipersalivación
  • Hipertermia (temperatura por encima de los 41ºC)
  • Mucosas de la boca congestionadas
  • No orina u orina  un líquido muy oscuro con sangre
  • Cambios de estado mental e incluso convulsiones.

Si nuestro perro, padece alguno de estos síntomas y pensamos que está sufriendo un golpe de calor, en primer lugar, hay que enfriar a nuestra mascota como se puede y a continúación ir a un centro veterinario.

Para enfriar al perro podemos usar alguno de estos consejos:

  • Rociar o sumergir en agua al can.
  • Usar un ventilador.
  • Dar alcohol en las almohadillas plantares, axilas e ingles para producir un enfriamiento evaporativo.
  • Evitar el hielo pues  puede producir que los vasos sanguíneos de la piel dejan de tener flujo de sangre impidiendo la eliminación del calor y produciendo escalofríos, lo cual resulta perjudicial toda vez que  se  genera calor al contraerse los músculos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 15 =