La rana arborícola verde como mascota

¿Te acuerdas de la rana Gustavo, el reportero más dicharachero de los teleñecos?. Creo que es un personaje conocido en todo el mundo. Yo lo conocí cuando era una niña y mi madre nos ponía la merienda al volver del cole mientras veíamos los Teleñecos en la tele.

Resulta que ahora está de moda esta rana verde tan simpática (pero de verdad, no un peluche), como mascota, especialmente si hay niños en casa. Pertenece a las ranas arborícolas; de hecho, se llama así, rana arborícola verde. ¿A que si adoptas una rana arborícola verde como mascota le pondrás el nombre de Gustavo?.

Es una rana muy tierna y divertida de observar que, con el cuidado y alimentación adecuados, puede estar contigo hasta 16 años.

Pero conozcámosla un poco mejor.

Rana verde con cariño
La rana en tu mano

La rana arborícola verde

Es una especie originaria de Australia también denominada rana arborícola rechoncha. Puede medir hasta 10 centímetros de largo y tiene un carácter muy dócil, por lo que es fácil la convivencia con ella como mascota.

Es capaz de reconocer a los humanos que la alimentan y, por eso, interacciona con sus dueños pidiendo más comida cuando tiene hambre; algo que suele ser muy frecuente dado que es un animalito muy voraz. De ahí que también se la llama rana rechoncha. Tiende a estar gordita por todo lo que come y lo poco que se mueve.

Para obtener tu ejemplar de rana arborícola verde es aconsejable que te dirijas a una tienda de mascotas donde puedan conseguírtela. Es importante que tengas en cuenta algunos detalles a la hora de elegir a tu nueva amiguita. Debe tener un color verde vivo; una rana arborícola verde saludable presenta un color entre verde limón claro y verde oliva o verde esmeralda. A ambos lados de su cuerpo tiene una franja de color amarillo y su vientre es de color crema. Has de saber que estas ranas cambian ligeramente de color cuando buscan camuflarse y cuando cambian de humor. También es muy importante que tenga sus ojos de color vivo y que parezca que están alerta.

Evita las ranas con colores fuera de lo que te indico más arriba. Las manchas marrones, la piel seca y opaca no son signos saludables para tu rana. De hecho, cuando se producen cambios bruscos de color en su piel, como volverse amarillenta o de color marrón oscuro, pueden ser indicadores de estrés o alguna enfermedad.

No te aconsejo en absoluto que salgas tú mismo a buscarla a la naturaleza, ya que probablemente sea portadora de alguna enfermedad. Además, y esto no es bueno para ella, la rana arborícola verde sufre estrés cuando pasa de vivir en libertad a estar en cautiverio. Y no queremos que sufra, pobrecita.

Tu nueva mascota es un animal que necesita mimos y cariño. No le gusta que la sostengas porque tiene instinto observacional; sin embargo sí que aprecia que la toques. Pero no olvides ponerte guantes cuando lo hagas, porque la piel de una rana es muy delicada y los aceites de tus dedos pueden hacerle mucho daño.

El hábitat de la rana arborícola verde

La casita de tu rana arborícola verde debe de ser de cristal; es más fácil de limpiar y también verás mejor a tu rana desde fuera. Ten en cuenta su tamaño; debe de ser lo suficientemente grande como para que tu rana viva a gusto. Y, muy importante, tiene que ser más alto que ancho porque la rana arborícola verde prefiere movilidad vertical.

Tapa su terrario con una tapa ventilada. Si no lo haces tu amiguita saltará y se escapará.

Debes cubrir el fondo de la urna completamente. Es preferible no utilizar grava ni sustratos naturales ya que correrías el riesgo de que tu mascota se lo comiera con las consecuencias negativas que eso puede tener. Lo mejor es utilizar un sustrato artificial, tal como Astroturf o un alfombrado para reptiles, algo que puedes encontrar en tiendas para mascotas.

Añade mobiliario a la casa de tu rana arborícola verde. Puedes utilizar muebles artificiales para jaulas. Ten en cuenta que a tu rana le gustará trepar, así que pónselos de manera que parezca que está en la naturaleza. También puedes agregar mobiliario natural tal como palos, ramas, madera flotante o, incluso, corteza de corcho. No olvides incluir plantas en la decoración; las artificiales son mejores que las naturales, por las complicaciones que éstas últimas tienen para su mantenimiento.

Tu rana necesita tener agua para mojarse y hacer sus necesidades. Así que, asegúrate de ponerle un tazón con agua grandecito para que pueda hacer estas tareas. ¡Y no olvides cambiarlo todos los días!

Por último, coloca en el terrario de tu rana arborícola verde un termómetro y un higrómetro para medir la temperatura y la humedad de su terrario; no hace falta ponerle luz porque son animales nocturnos. Los valores normales de estos parámetros son:

  • Temperatura: durante el día 25ºC en invierno y 26ºC en verano. Por la noche, 21ºC en invierno y 23ºC en verano.
  • Humedad: debe estar alrededor del 30% en invierno y 35% en verano.

Cuidados y alimentación de tu rana arborícola verde

Rana verde
Rana verde curioseando

Recuerda cambiar el agua del tazón de tu rana arborícola verde todos los días. Además de este gesto, debes rociar con agua pulverizada todo el terrario, incluida a tu mascota anfibia. Es muy importante que utilices agua destilada; el agua del grifo, aunque esté declorada, contiene minerales que pueden resultar perjudiciales para ella.

Con este pulverizado diario, además de conseguir la humedad necesaria en la casita de tu rana arborícola, estarás ayudándola a su hidratación. Recuerda que las ranas, en general, tienen la piel permeable; por lo que, además de beber agua normalmente, también la consumen a través de su cuerpo.

En cuanto a su alimentación, la rana arborícola verde come insectos vivos. Puedes darle grillos, polillas, cochinillas y pequeñas cucarachas. Ten en cuenta que las presas no deben de ser mayores que el tamaño que tiene la rana entre sus ojos. Y también hay algunos insectos que pueden resultar venenosos para tu mascota, como por ejemplo las mariquitas, chinches o mantis religiosa.

Lo mejor es que adquieras su alimento en tiendas especializadas. Pero es muy importante que las presas estén vivas, porque si no, tu rana no las querrá comer.

Además de los insectos que nombramos más arriba, es conveniente que varíes su dieta. Dale otros insectos del tamaño de su boca, tales como gusanos de seda o lombrices. Igualmente, suplementa la dieta de tu amiguita con vitaminas y minerales. Encontrarás en las tiendas especializadas un polvo multivitamínico que deberás rociar sobre sus presas de vez en cuando.

Y no trates de cazar tú mismo la dieta de tu rana arborícola verde. Es peligroso que captures insectos para ella ya que pueden estar llenos de parásitos e, incluso, infectados con pesticidas.

Ahora que ya conoces las principales características y cuidados de la rana arborícola verde, ¿te plantearías tener una mascota así en casa?, ¿ya la has tenido?. Cuéntanos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + siete =