¿Sabías que los perros pueden detectar nuestras emociones?

Todas las mañanas, cuando me levanto, siempre salgo a la calle con Chamán, mi perro, y juntos hacemos deporte. Él sabe dónde no tiene que pararse, cuándo hay que cruzar una calle o en qué lugares debe esperarme para que lo ate, porque llegamos a una carretera o lugar donde no puede ir suelto. Y si algún día no podemos salir, él lo entiende perfectamente. Sabe cuándo está lloviendo, o cuándo hace demasiado frío, o, incluso cuándo no me encuentro bien. ¡Todo lo entiende!

Si tienes perro entenderás perfectamente todo esto que te cuento. Porque sólo los que tenemos, o hemos tenido, perro en nuestra vida, conocemos con detalle la inteligencia que tienen; es que, a veces, hasta con una mirada ya nos entienden. Y se ponen tristes o contentos si nos ven así a nosotros.

Vale, no estoy contándote nada que no sepas. Pero, ¿sabías que ya está demostrado científicamente que los perros detectan, entienden y saben distinguir las emociones de los humanos?.

Que los perros lloran lo sabemos todos, ¿y a que no sabes que también ríen?. Pero es que, además, ¡son capaces de distinguir entre un dialogo normal, una risa o un llanto humanos!

Estudios científicos que avalan esta teoría

Es cierto que ha habido ya varias investigaciones científicas sobre el comportamiento de los perros ante determinadas situaciones. En la Universidad de Atlanta, el neurocientífico Gregory Berns fue el primero en utilizar un escáner con un perro, con intención de estudiar las reacciones en su cerebro ante olores familiares y desconocidos.

Pero en la Hungarian Acacemy of Science de la Universidad Eotvos Lorand en Budapest (Hungria) han hecho otra investigación que merece la pena comentar. Es muy bonito conocer cómo consiguieron que once perros fueran capaces de mantenerse quietos dentro del escáner donde, a través de resonancia magnética, tomaron imágenes de sus cerebros.

Según el autor de la investigación, Attila Andics (que, por cierto, es el responsable de un gran numero de investigaciones relacionadas con perros y humanos), los perros tuvieron doce sesiones de entrenamiento tras las cuales estuvieron durante siete más en la habitación del escáner; tras esta preparación fueron capaces de estar un tiempo de ocho minutos quietos mientras les hacían la prueba. Y estaban tan contentos!!

Algunos protagonistas de la investigación
Perros en el escáner – Foto: BBC

Resultados de la investigación

En total fueron observados 11 cerebros caninos y 22 humanos. La prueba consistió en que cada perro y cada humano fueron sometidos a escuchar mas de doscientos sonidos cotidianos con el fin de quejarse, ladrar y llorar. Los humanos mostraron respuestas mas fuertes a los sonidos humanos, y a los perros les paso lo mismo con los ruidos de sus congéneres. Pero lo interesante de todo esto es que ante esas respuestas los cerebros de ambas especies se iluminan en zonas muy similares.

De acuerdo con las palabras de Andics, es una gran sorpresa el hecho de haber encontrado esas áreas en los cerebros de los perros, puesto que es la primera vez que ocurre esto en una especie no-primate.

Tantas similitudes en el comportamiento del cerebro de ambas especies hace posible que la comunicación verbal sea posible.

Te dejo con el vídeo con el experimento (en inglés).

¿A que tu has dicho alguna vez eso de “si es que a mi perro solo le falta hablar”?, porque yo lo digo prácticamente todos los días del mío. Lo único que nos separa de nuestros amigos los canes, es el hueso hioides, el que a nosotros nos da la capacidad de hablar.

Pues ahora ya sabes que en la forma de desarrollar nuestro cerebro, perros y humanos no estamos tan lejos. Los perros son muy buenos para detectar los estados de ánimo de sus dueños, y un buen dueño también puede detectar los cambios emocionales de su perro. Y lo mejor de todo es que esta realidad está totalmente demostrada científicamente!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =