7 cosas que los perros odian

Existen una serie de hábitos de los seres humanos que los perros no soportan o aguantan como pueden. Son gestos, comportamientos, actos y conductas, en algunos casos conscientes y en otros inconscientes, que en el mejor de los casos pueden  llegar a confundir al perro pero que en algunos casos le molestan bastante tanto que los llegan a odiar.  Vamos a conocer un conjunto de ellos para que tu perro no los sufra en un futuro.

1º. La limpieza de la casa:

Los perros son extremadamente sensibles a los olores fuertes. Por tal motivo, lo pasan mal  con el ambiente que generan los productos de limpieza. Además,  tampoco  las colonias y  los perfumes les hacen nada de gracia. No se sienten a gusto con estos olores.

2º. La correa:

A los perros no les gusta nada por varios aspectos, sobre todo pes les dificulta la exploración y olfateo, dos de sus aficiones favoritas. Tampoco les gusta nada llevar la correa tirante, un gesto que produce aumentar el nivel de estrés, frustración y excitación.

3º. Tocarles las plantas de las patas:

Las patas de los perros son bastantes sensibles, pero todavía lo son más sus plantas de los pies. Además de tener cosquillas, tocárselas puede llegar a ser muy molesto para los canes.

4º. Jugar con su comida:

Ponerles la comida delante del hocico pero no dársela  no les gusta nada a los perros. Tampoco les agrada que se le intente engañar cuando se le va a dar una galleta, haciendo amagos y quitándosela cuando está a punto de comerla. Estas bromas, mejor evitarlas.

5º. Quedarse solos en casa:

Cuando el amo sale de la casa para lo que sea, el perro se queda triste, sobre todo, si sabe que estará solo durante varias horas. Los perros necesitan estar con sus dueños y aborrecen mucho quedarse solos en casa.

6º. Cortarles las uñas:

La  mayoría de perros odian que les corten las uñas. El motivo es que sus patas son bastante sensibles, por lo cual  este hábito resulta para ellos todo un suplicio.

7º. Soplarles:

Posiblemente todos los que tienen perro ya saben que a los perros les soplen, y mucho menos a la nariz o a las orejas, no les agrada nada. No obstante,  muchos propietarios de una mascota canina siguen haciéndolo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − trece =