Toxoplasmosis y tu gato

1
1130
Gato con su dueña embarazada
Toxoplasmosis

Si tienes hijos, o estás esperando el nacimiento de tu bebé, sabrás qué es la toxoplasmosis y cómo se puede evitar su contagio. En caso contrario, te contamos hoy desde Mundo Mascota, qué es y cómo evitar el contagio de esta enfermedad.

Es probable que si estás embarazada tu médico te haya aconsejado evitar el contacto con los gatos. Se sabe que estos animales son portadores de la enfermedad; pero, ¿en qué condiciones, cuándo y cómo puedes contagiarte de tu gato?. Sigue leyendo, querid@ lector/a, y descubrirás la mejor manera de poder prevenir algo tan desagradable como el contagio de la toxoplasmosis, ya que te facilitamos toda la información necesaria para prevenirla. Desde ya te adelantamos que tu gato no es tan contagioso como mucha gente piensa.

Gato con su dueña embarazada
Toxoplasmosis

Qué es la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad de origen parasitario que en circunstancias normales suele pasar desapercibida por ser totalmente asintomática y, por tanto, nada peligrosa. De hecho, muchas personas han pasado por ella sin saber si quiera que la han tenido; su sintomatología es similar a un catarro común.  Pero cuando se trata de una mujer embarazada, ésta puede transmitirse a través de la placenta hasta su feto, originando una serie de consecuencias terribles para el bebé, que van desde una pérdida de vista o audición hasta malformaciones en órganos como el hígado o el bazo.

Por eso, una de las primeras pruebas médicas que te realizan cuando se confirma tu embarazo es un análisis de sangre que permita saber si tienes anticuerpos en tu organismo capaces de actuar como barrera ante la placenta para evitar contagios a tu bebé. Entre otros, analizan los anticuerpos de la toxoplasmosis.

Debes saber que si ya has padecido esta enfermedad no debes preocuparte tanto, porque tu cuerpo tiene defensas para combatirla en caso de un nuevo contagio. Si no la has padecido, tienes un 40% de posibilidades de contraerla, que ésta atraviese tu placenta y contagie al feto. Pero también es importante que sepas, que el riesgo de contagio disminuye según va a avanzando el embarazo; el peor momento es el primer trimestre de tu gestación.

La enfermedad es infecciosa y está ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii. Este parásito vive dentro de las células de seres humanos y animales, especialmente animales de granja y gatos.

Gato muy sorprendido
Gato expectante

Tu gato y el riesgo de Toxoplasmosis

Como ya te digo más arriba, esta enfermedad puede contraerla tu gato; y como es infecciosa también puedes contagiarte tú. Pero no creas que es tan fácil de contraer la toxoplasmosis por contagio de tu gato. Para empezar, olvida el falso mito de todo eso que dicen sobre que el simple hecho de acariciar a tu gato ya supone un riesgo; es totalmente falso. Es cierto que los gatos pueden ser portadores del protozoo que desarrolla la enfermedad. Pero veamos en qué circunstancias se dan estos contagios.

Para que un gato desarrolle los ooquistes que transmiten la enfermedad, previamente ha tenido que comer carne cruda. Al ingerir alimentos sin “cocinar”, y que sean portadores del parásito, es fácil que contraigan la enfermedad. Con estas condiciones, ¿crees que tu gato, que nunca sale de casa y le alimentas con la mejor comida que encuentras en tu tienda de mascotas habitual puede contraer esta enfermedad?. Piensa que esto es muy probable que ocurra entre los gatos callejeros ya que éstos se alimentan de ratones y aves que ellos mismos cazan para sobrevivir.

Algo muy importante que debes saber es que cuando un gato desarrolla esta enfermedad tan sólo ocurre una vez en su vida; es decir, si vuelve a contraerla ya nunca más desarrollará los ooquistes. La manera en como se forman los ooquistes que luego pueden ser contagiados, siempre es a través de sus heces. En principio, durante un período de 3 a 20 días se desarrolla el parásito en el gato; y posteriormente libera los ooquistes a través de sus excrementos, pero sólo durante un mes. Un mes en toda su vida, y siempre y cuando haya sido infectado por la enfermedad. Y otro detalle a tener en cuenta; los ooquistes son liberados en estado inmaduro; esto significa que hasta que no pasan 24 o 48 horas no se desarrollan y presentan capacidad infecciosa.

Por eso, es vital que la arena de tu gato esté perfectamente limpia a diario. Y si estás embarazada, no limpies tú su arena; pide que alguien lo haga por ti. De esa manera, te evitas un montón de preocupaciones evitando todo riesgo posible de contagio de esa desagradable enfermedad. De todas formas, si no tienes más remedio que limpiar su cajón de arena, hazlo nada más terminar de hacer sus necesidades, poniéndote guantes y lavándote muy bien las manos después.

Y después de leer todo esto te preguntarás cómo puedes contagiarte a través de tu gato de esta enfermedad llamada toxoplasmosis. La única manera posible de contagiarte de tu gato es tan sencilla como tocar sus excrementos con tus manos desnudas y, sin lavártelas, chuparte los dedos. Suena un poco desagradable, lo se, pero es que es la única manera que existe de contagio de un ser humano por parte de un gato infectado.

Otras vías de contagio de la toxoplasmosis

Ya que hemos llegado hasta este punto, y una vez que has comprobado que es realmente improbable contraer la enfermedad de la toxoplasmosis a través de tu gato, a pesar de que algún día se permita el lujo de salir a dar una vuelta alrededor de tu casa, quiero hablarte de la principal fuente de contagio de esta enfermedad, algo que sí debes considerar si estás esperando a tu bebé.

Evidentemente, yo no soy médico ni especialista en un tema tan delicado como el que voy a contarte. Tan solo quiero expresarte mi opinión después de haber hablado con un especialista sobre el tema. Siempre siempre tienes que dejarte aconsejar por tu médico. Aquí tan sólo te resumo lo que todo el mundo que ha pasado por la maravillosa experiencia de tener hijos ya conoce.

Debes comer la carne totalmente cocinada; si eres de las que, como yo, disfrutas de un filete a medio hacer, olvídate de comerlo así durante tu embarazo ya que toda precaución es poca. Los expertos tampoco aconsejan comer fiambres, embutidos ni huevos crudos ya que todo lo crudo puede estar contagiado del parásito y trasmitir los ooquistes de la enfermedad. Y, por último, no olvides lavar bien y pelar todas las frutas y verduras que consumas ya que han estado en contacto con la tierra que, quien sabe, igual está contagiada de este parásito tan desagradable.

Cuéntanos, ¿llegaste a renunciar a tu gato cuando estuviste embarazada o supiste desde el primer momento que eso de la toxoplasmosis no le afectaba a él por ser el gato más cuidado de la tierra?, ¿cómo reaccionó tu gato con la llegada del bebé a casa?.

1 Comentario

  1. este parasito es un platyelminthe, son de rapida reproduccion, por lo que se recomienda periodicamente revisar la feca de tu gato con el fin de controlar a tiempo a este indeseable gusano

Dejar respuesta